La resaca de Bruselas, parte 2: la trampita del etiquetado

Escribe Manuel Cadenas Mujica / Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

La reacción inmediata de la opinión pública peruana al enterarse que dieciocho marcas de pisco habrían renunciado a la denominación de origen pisco para participar del concurso de Bruselas fue de un fariseísmo impresionante. Sí: no era nada decoroso participar del certamen en esas condiciones; sin embargo, no se previó la resaca que traía consigo rasgarse tanto las vestiduras, pues había ropa tendida: ¿Y la docena de marcas que exportan a Chile bajo la denominación “aguardiente de uva”, acaso no hacen lo mismo hace más de quince años?

 

Conocidas marcas de pisco se venden en anaqueles de Chile como "destilado de uva" (Foto: Internet)

 

Ante ello, la pregunta de fondo ha sido si en esta situación se infringe la ley peruana o no. Curiosamente, los mismos que pedían la cabeza de las dieciocho marcas de Bruselas han minimizado la gravedad del asunto: “Es solo un cambio de nombre, nada más, no hay rollo”, “¿y qué van a hacer con todo ese pisco, no exportarlo, qué quieren que las bodegas quiebren?”, “al contrario, de esta manera conseguimos sacarles la vuelta a los chilenos, terminan consumiendo nuestro pisco”, han dicho.

Un informe de Sunat relacionado con el tema, al que LYG ha tenido acceso, permitirá ver cómo en cualquiera de ambos casos, si es un aguardiente de uva que sale a Chile y pretende ser pisco, o si es un pisco genuino que se ha cambiado “nada más” de nombre en la etiqueta, las marcas que exportan al vecino del sur estarían vulnerando flagrantemente nuestra legislación.

 

SI ES AGUARDIENTE DE UVA, NO ES PISCO

En el informe 186 de Sunat, del 16 de noviembre de 2016, que adjuntamos, la gerente jurídica aduanera Nora Cabrera Torriani responde la consulta del gerente general de ADEX, Alberto Infante Ángeles, acerca de si para la exportación de pisco es exigible que se realice en los envases que reúnan las características señaladas en el Reglamento de la Denominación de Origen Pisco (ver informe adjunto). Después de una serie de consideraciones, Sunat concluye que sí es exigible según el artículo 11 del reglamento de la DO Pisco el uso de esos envases, pero que esa exigencia no se aplica a los aguardientes que no salen bajo esa denominación.

 

Informe 186 de Sunat del 16 de noviembre de 2016

 

¿Y eso que tiene que ver con nuestras preguntas? Para entenderlo, hay que seguir el curso de la argumentación jurídica de Sunat.

Primero realiza una distinción entre productos cuya exportación está prohibida de otros cuya exportación está restringida al cumplimiento de ciertos requisitos y de aquellos que no tienen restricciones especiales o las que tienen solo se aplican al mercado interno. Después de un análisis de la naturaleza de la denominación de origen pisco, Sunat concluye que el pisco se encuentra dentro del segundo caso: una mercancía para cuya exportación se deben cumplir los requisitos de su normativa especial.

Puntualmente señala: “En ese orden de ideas, considerando que el Reglamento de la Denominación de Origen Pisco establece las características o estándares de calidad necesarios para que un determinado producto pueda ser considerado como Pisco, y siendo que su inobservancia deriva en la imposibilidad de la utilización de la referida denominación, podemos colegir que lo dispuesto en su artículo 11 es de obligatorio cumplimiento para toda bebida que pretenda ser catalogada como tal, con independencia de que su comercialización se realice solo en el mercado local o también en el mercado internacional, tal es así que, que en el numeral 2) del artículo 180 del citado Reglamento se señala que es función del Consejo Regulador”.

Sunat confirma que todo producto que se exporte como Pisco debe cumplir con lo dispuesto por el Reglamento de la DO Pisco

 

En cambio, señala Sunat que, en ese sentido, “lo dispuesto por el Reglamento de la Denominación de Origen Pisco no afecta el libre flujo de aguardientes, por lo que su aplicación no resulta exigible a efectos de su importación o exportación, sino solo respecto de aquellas bebidas en las que se pretende utilizar la denominación Pisco”. No obstante, a continuación aclara: “(…) pues de acuerdo con el inciso d) del artículo 1550 de la Decisión 486, el Estado Peruano tiene el derecho de impedir que un tercero use un signo idéntico o similar a la DO respecto de cualesquiera productos o servicios, cuando esto pudiese generar confusión o un riesgo de asociación con el titular del registro”.

¿Qué podemos colegir de estas declaraciones jurídicas? Que aunque los exportadores de aguardiente de uva a Chile pueden realizar libremente esa actividad comercial, porque nadie les puede impedir que lo hagan y no se les puede imponer ninguna exigencia o parámetro propios del pisco, lo que sí tienen prohibido es usar o identificar sus productos con esa denominación de origen, o comercializarlo de tal modo que el consumidor confunda ese aguardiente de uva con pisco.

Pero, ¿no ocurre eso acaso cuando se usan las mismas marcas, botellas y hasta etiquetas y contraetiquetas? ¿Por qué el Estado no interviene?

 

¿Y SI INSISTEN QUE ES PISCO?

Ahora, supongamos que en realidad se tratase de pisco, como la mayoría cree y tales bodegas aducen, y solo le están cambiando el nombre para exportar porque Chile no les permite vender bajo nuestra denominación de origen y para atender a tanto restaurante peruano en ese país, como argumenta sensibleramente Portón. ¿Eso los libra de faltas? Como veremos, tampoco en ese caso salen airosos, según la normativa vigente.

 

Portón asegura que si no vende como aguardiente afecta a los restaurantes peruanos en Chile (Fuente: FanPage Portón Perú)

 

En su informe para ADEX, entre las consideraciones relacionadas con las exigencias de la DO, el experto de Sunat trae a colación el Informe N° 0271-2016/DSD-Mnc, de la Subdirección de Signos Distintivos (que encabeza Ray Meloni), donde se indica que “los requisitos establecidos en el Reglamento de la Denominación de Origen Pisco son de obligatorio cumplimiento para aquellos productores que deseen designar a su producto con la DO Pisco y que por tanto hubiesen optado voluntariamente por solicitar la autorización de uso correspondiente, sometiéndose así a la normativa vigente”.

¿Las marcas y sus productos exportados a Chile están comprendidas entre esos productores? Según ellos mismos, sí. ¿Están obligados a cumplir todos los requisitos del Reglamento de la DO Pisco? Indudablemente también. Pues bien, veamos qué dice a continuación el informe de Sunat, citando a Indecopi: “Por lo que, para su utilización en los circuitos comerciales, los cuales incluyen a la exportación, deberá cumplirse con lo dispuesto en el artículo 11° del citado Reglamento, caso contrario, nos encontraremos ante un supuesto de uso indebido, pasible de sanción de conformidad con lo prescrito por el artículo 2140 de la Decisión 486”.

El artículo 11 está referido puntualmente al envasado, porque la consulta de ADEX fue específicamente por ese requisito. Sin embargo, como hemos visto, según ese mismo párrafo del informe de Sunat, las marcas que reclaman la DO Pisco para sus productos –como estas que exportan a Chile– están obligadas a cumplir todos los requisitos del Reglamento, entre los cuales está también el artículo 10, referido a los requisitos de etiquetado o rotulado.

¿Y qué dice el Artículo 10”? Para que no queden dudas, citamos textualmente:

“10.1 El rotulado debe estar de acuerdo con la Norma Técnica Peruana NTP 210.027, NTP 209.038 y NMP 001. 10.2 En la etiqueta se deberá consignar la expresión Denominación de Origen Pisco en caracteres legibles, seguida del número de certificado de la autorización de uso, según el modelo adjunto: Denominación de Origen Pisco, Aut. de Uso N°”.

 

Artículo 10 del Reglamento de la Denominación de Origen Pisco vigente.

 

¿Cumplen ese requisito los exportadores de aguardiente de uva a Chile que dicen exportar “en realidad” pisco? No. Entonces, ¿infringen lo que establece el Reglamento de la Denominación de Origen Pisco sobre el rotulado del pisco? Claramente, y además con el aval de Produce, que incluye oficialmente esas exportaciones en sus estadísticas de exportación pisquera.

 

Nota de prensa de Produce del 3 de febrero de 2017 (Fuente: Produce)

 

LAS SANCIONES QUE LES TOCAN

Pero eso no es todo. El artículo 36 del reglamento señala que las etiquetas a utilizar en los envases deben ser previamente aprobadas por el Consejo Regulador, y que este no aprobará las etiquetas que incumplan con las disposiciones señaladas. Como se sabe, ante la falta de un Consejo Regulador de Pisco en funciones o con facultades plenas, corresponde a Indecopi realizar esa aprobación.

¿Habrá aprobado las etiquetas que dicen “aguardiente de uva” o no se ha dado cuenta en quince años? Por si adujera eso o un vacío legal en el ámbito aduanero, también la pelota estaba en su cancha según el artículo 37 de dicho reglamento: “El Consejo Regulador aprobará normas complementarias relativas al embalaje del producto amparado por la DO Pisco para exportación, con el objetivo de preservar la imagen y prestigio de la DO Pisco”. Sin Consejo Regulador, toca al Indecopi.

Además, el artículo 39 señala: “La autorización de una etiqueta concedida podrá ser suspendida o cancelada cuando hayan variado las circunstancias del titular de la autorización de uso, las circunstancias a las que se aluda en la etiqueta o las normas”. ¿Por qué en quince años no hay ninguna suspensión o cancelación?

 

Artículo 37 del Reglamento de la DO Pisco vigente

 

Vale decir, de acuerdo con el Reglamento de la DO Pisco, el asunto del “nombre” no es un detalle más, “un trámite burocrático” como dice Bruselas. Tanto así que cuando empieza el capítulo de las sanciones a quienes infringen el Reglamento de la Denominación de Origen Pisco, las faltas por razones de etiquetado varían entre graves y muy graves.

El artículo 47 señala como faltas graves “expedir, hacer circular o comercializar productos amparados por la DO Pisco desprovistos de los sellos, los precintos o contra etiquetas y/o carentes del medio de control establecido y/o que no ostentan la autorización de uso”. Y en el 48, establece como faltas muy graves “almacenar, exhibir y/o vender productos que no tienen certificación (…) Asimismo falsear información comercial en los medios, así como en los empaques y envases y toda aquella acción que pretenda sorprender al público en general”.

 

Artículo 48 del reglamento vigente de la DO Pisco referido a las faltas muy graves

 

ATRAPADOS SIN SALIDA

En conclusión, de acuerdo con este informe jurídico de Sunat, las marcas que deciden exportar un producto como aguardiente de uva a Chile están en todo su derecho de hacerlo, pero si dicen que es pisco, lo promocionan como tal o lo comercializan de una manera que pueda causar confusión (como por ejemplo usando marcas, botellas y etiquetas parecidas a las de la denominación de origen pisco), están cometiendo una falta, ante la cual el Estado peruano debería intervenir y sancionar. ¿A quién toca intervenir en ese caso? Al Indecopi.

Pero si estas bodegas insisten en que su producto sí es pisco, solo que con el “detalle” del cambio de nombre en la etiqueta, también están cometiendo faltas graves y muy graves de acuerdo con el Reglamento de la Denominación de Origen Pisco. Y no pueden negarlo, es flagrante, porque como es de conocimiento público, dichas exportaciones se realizan utilizando la partida arancelaria del pisco. ¿Quién es el responsable de aplicar esas sanciones? También Indecopi.

A la luz de este informe de Sunat, Indecopi no puede seguir diciendo tan fácilmente que no es de su competencia lo que sale exportado hacia Chile. Le toca a él sacar al pisco de la trampita del etiquetado. Claro, si es que tuviera la voluntad de hacerlo.

 

LEA TAMBIÉN:  La resaca de Bruselas parte 1: los desencantos de Carlos Romero

 

 

 

 

 

 

Compartir este artículo

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Últimas Noticias

Contacto

Director Fundador

Manuel Cadenas Mujica

mcadenas@layemadelgusto.com 

993371106

 

Editora

Mary Sáenz

msaenz@layemadelgusto.com

942723633 --> whatsapp

          

Publicidad

mcadenas@layemadelgusto.com 

msaenz@layemadelgusto.com

993371106

 

 

Jr. Kenko 240 - Dpto. 302

Santiago de Surco 

Lima 33