Por un plato de lentejas

Comer rico y casero no tiene porqué ser una tarea de esclavos ni mucho menos de expertos es que empiezo esta columna. Si cree que aquí encontrará LA técnica, o que usamos cien mil ingredientes comprados en el mercado orgánico, deténgase. De media vuelta. Esta columna no es para usted.

 

Escribe Mary Sáenz / Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Nunca me ha gustado cocinar. No es un secreto. Lo sabe mi hija, lo sabe mi esposo. Sin embargo, no soy partidaria ni de la comida chatarra ni de la comida sobrecondimentada, así que tengo que cocinar. Pero, como mencioné al principio, no sé cocinar. Entre mi talento y el costo de vida, hay que ser ingeniosos.

El único principio aquí será: no usamos condimentos de más (menos glutamato más conocido como Ajinomoto, no se necesita) y trataremos de mantener un bajo presupuesto para un menú de cuatro personas  (ahorro es progreso, casero).

Vamos a empezar con algo básico: las lentejas. Son baratas, rendidoras, nutritivas y ricas. Tienen fibra, vitaminas del grupo B, aportan energía y sobre todo, llenan.

Puede escoger el tamaño, entre las hiperarchiconocidas de tamaño normal, las lentejas bebé y el lentejón. No se haga boliche: compre el tamaño que le guste. Yo prefiero comprar las menestras en el mercado que las embolsadas, pero esta vez compré en supermercado a 3 soles la bolsa de medio kilo. Para cuatro personas es suficiente usar 250 gramos. Es la gran bendición de las menestras, aumentan, sobre todo cuando están frescas.

Un dato: las lentejas no necesitan remojo.

En una olla ponga las lentejas con bastante agua. Deje que se cocine a fuego lento. Mientras tanto puede ir haciendo el aderezo.

Pique como le salga media cebolla roja (nótese en la foto el corte irregular, cubos grandes, pequeños, medianos, largos, enanos...no se preocupe por eso) y dórela en una sartén con aceite. Cuando haya cambiado de color –como que se pone blanco- añada un tomate pelado, picado y sin pepas (vale, si no tiene tiempo o le da flojera use pasta, no salsa, de tomate).  A continuación añada una cucharadita de ajos molidos, una de ají amarillo, una de ají panca, una de ají mirasol, sal al gusto, pimienta, una “nadita” de comino y orégano en polvo. Más ná.

Si quiere agregarle hotdog o salchichas, córtelos en trozos pequeños y añádalos al aderezo.

Un tip: si se dio cuenta de que puso el fuego muy alto y se doró, pero no se ablandó el aderezo, póngale un poco más de aceite o un chorritito de agua hervida. Siga hasta que se forme una pastita.

Cuando las lentejas estén medio a punto, vierta el aderezo y continúe hirviendo a fuego lento, siempre, hasta que –como dice mi mamá- bote su “harinita” y tome un punto medio espeso (mire el vídeo al final de la nota).

Listo. Ya están sus lentejitas. 

Se pueden acompañar con carne, pollo, pescado, huevo frito, plátano frito, ensalada, arroz, s… las posibilidades son infinitas. Depende, obviamente de sus gustos y su presupuesto.

 

- Costo aproximado para 4 personas (solo lentejas más aderezo sin salchichas): 3 soles.

 

 

Etiquetado como

Medios

Compartir este artículo

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Últimas Noticias

Contacto

Director Fundador

Manuel Cadenas Mujica

mcadenas@layemadelgusto.com 

993371106

 

Editora

Mary Sáenz

msaenz@layemadelgusto.com

942723633 --> whatsapp

          

Publicidad

mcadenas@layemadelgusto.com 

msaenz@layemadelgusto.com

993371106

 

 

Jr. Kenko 240 - Dpto. 302

Santiago de Surco 

Lima 33