Con un bagaje de 20 años tras las barras en Argentina y Ecuador, y su exitoso paso por el World Class Perú, Nicolás Castro apuesta por un bar inspirado en los speakeasy de la era de la prohibición norteamericana, llamado Bitter Cocktail Club.

 

Aunque en una primera visita en el año 2016, la impresión que tuvo fue que la coctelería peruana estaba “un poco a la sombra de la cocina” y su fama, Nicolás comentó que fue justamente eso lo que más le atrajo del Perú: “era el momento perfecto de intentar nivelar un poco su gran cocina, tan famosa a nivel internacional, con la coctelería”.

“Por esa razón decidimos venir aquí al Perú a desarrollar nuestra coctelería y ayudar al segmento de los bares a expandirse y a crecer”, agregó.

Otra de las razones de Nicolás para optar por el Perú para su nuevo proyecto, es porque en su opinión los destilados peruanos  pasan por un gran momento. Al respecto, comentó que si bien el pisco ya está posicionado -aunque necesita más exposición internacional-, actualmente existen otros destilados que “tranquilamente pueden hacerle competencia a cualquier licor en el mundo”, como el caso del gin con insumos amazónicos o el vodka de papa nativa.

Sin embargo, sobre la evolución de la coctelería peruana, precisó que “hay mucho por hacer aún”.

Coctel “Madre” elaborado con base en Johnnie Walker y jarabe de algas, palo santo y hongos pocorn. (Foto: Difusión).

 

-World Class Perú y Berlín-

Una de las metas de Nicolás Castro era competir en el concurso organizado por Diageo, el World Class que hasta su partida no había llegado a Argentina. Ese objetivo se logró concretar este año cuando se presentó al World Class Perú el pasado mes de marzo.

Nicolás Castro ganó el World Class Perú en pasado mes de marzo (Foto: Difusión).

En dicha ocasión, la destacada performance de Nicolás Castro con el pop up bar inspirado en Las Vegas y el exitoso speed round, le consiguieron el primer puesto del World Class Perú 2018 y el boleto para la final mundial que se llevó a cabo en Alemania.

Luego de mucho entrenamiento y ya en Berlín, Nicolás presentó 4 cocteles con base en los espirituosos de la cartera Diageo. Uno de ellos fue Madre, con base en Johnnie Walker Black. Con el uso de insumos locales como algas, palo santo y hongos Pocorn (con los que elaboró un jarabe), comentó Nicolás, buscaba transmitir la riqueza de los sabores peruanos.

“Pusimos toda la potencia, toda la energía en este cóctel”, comenta. “Tuvimos la oportunidad de hablar del imperio inca, de los insumos regionales. También contamos la historia del palo santo”, agregó.

Aunque el derrotero de la representación peruana era llegar al top ten de la competencia mundial, Nicolás logró ubicarse en el puesto 14, y fue además, el único representante de Sudamérica en quedar entre los 20 primeros puestos.

“Me llevo muchísimas experiencias. Creo que hubo momentos gloriosos y muy importantes”, finalizó.

Puede ver la preparación de Madre en este vídeo.

Puede visitar a Nicolás Castro y disfrutar de los cocteles World Class en Bitter Cocktail Club en Conquistadores 556, San Isidro.