Poco se repara en la enorme importancia de la cadena de frío para la industria gastronómica en un país como el Perú, que destaca mundialmente por este producto de bandera. Sin ella, todos los eslabones gastronómicos del campo a la mesa para disfrutar de la culinaria peruana –especialmente en la cocina marina de las cebicherías y restaurantes nikkei– la dejarían en serios problemas para seguir cautivando a su legión nacional e internacional de seguidores.

 


El Día Mundial de la Refrigeración se ha instituido precisamente para aumentar la concienciación de la comunidad internacional sobre el papel de esta industria en el apoyo a la vida moderna y a la sociedad. Asociaciones empresariales y profesionales con sede en Estados Unidos, India, Pakistán, Filipinas, Tailandia, Australia, África, Oriente Medio y en toda Europa, dan apoyo formal a la celebración.

“La comunidad global se reúne para celebrar el éxito y las conquistas del sector a través de una serie de eventos internacionales y una campaña en medios sociales”, señala el Instituto de Refrigeración del Reino Unido. La agencia ambiental de las Naciones Unidas (ONU) informó que sus 147 unidades nacionales de la división OzonAction promoverán seminarios, talleres, entrenamientos y competiciones para profesionales del sector y usuarios finales de los sistemas de refrigeración y aire acondicionado.

En nuestro país, el evento principal se llevará a en la Escuela de Refrigeración del Perú, la más grande de la región, que desde hace una década capacita integralmente a jóvenes en la especialidad de mecánica de refrigeración, ventilación y aire acondicionado.

La Escuela de Refrigeración capacita integralmente a jóvenes en la especialidad de mecánica de refrigeración, ventilación y aire acondicionado desde hace una década (Foto: Difusión).

La Escuela de Refrigeración del Perú, es uno de los pilares más importantes de la especialidad, que incluye una capacitación integral en refrigeración, aire acondicionado y ventilación, con el objetivo que los egresados brinden un servicio de calidad superior. Esto involucra, junto con los conocimientos técnicos, también fundamentos de marketing de servicios y experiencias de comercialización en el mercado peruano.

Es tan importante la llamada “cadena de frío” que en rubros como el de alimentos marca la diferencia entre la seguridad y la inseguridad alimentaria. Su ausencia o descuido, o incluso la falta de conocimiento, pueden poner en un equilibrio muy precario la salubridad de un negocio y, por tanto, la salud de los clientes. Y a nadie le gusta correr esa clase de riesgos, ¿verdad?

La cadena de frío consiste en el control constante de la temperatura durante todo el proceso de suministro de un alimento, desde su producción hasta su consumo, manteniéndolo en un mismo rango de temperatura. Se denomina “cadena” porque está compuesta por diferentes “eslabones”, que incluyen el manejo de la materia prima, procesamiento, almacenamiento, distribución, almacenamiento en punto de venta, exhibición y la llegada al consumidor final.

La cadena de frío consiste en el control constante de la temperatura durante todo el proceso de suministro de un alimento, desde su producción hasta su consumo (Foto: Difusión)

Las cadenas de frío se emplean en el abastecimiento de alimentos, pero también en el de productos farmacéuticos, así como en la distribución de productos químicos, de acuerdo con los requisitos del fabricante. Uno de los medicamentos en los que más se emplea es en las vacunas.

“La refrigeración constituye uno de los principios básicos de seguridad en la vida diaria, puesto que se trata del tratamiento de conservación de alimentos más extendido y aplicado, tanto en el ámbito doméstico como en el industrial”, detalla Ricardo Avila, director Ejecutivo de la Escuela de Refrigeración del Perú.

Agrega: “Su uso tiene la clara ventaja de no producir modificaciones en los alimentos, hasta el punto que, tanto productores como consumidores, entienden que los alimentos frescos son en realidad refrigerados, que se produce un retraso en la degradación de los componentes de los alimentos y, por consecuencia, los alimentos duran más; al mismo tiempo, los microorganismos patógenos van a inhibirse en su crecimiento, por lo que se va a mantener las condiciones de seguridad alimentaria”.

 

 

 

 

 

 

*Nota de Prensa (Agencia MVV Comunicaciones).