No sé ustedes, pero cada que invito a alguien a comer a mi casa el nivel de mi estrés se dispara hasta la estratósfera.

 


Además de los mil detalles logísticos propios de ama de casa, como tener todo limpio, las bebidas a punto, que haya suficiente hielo y que mis perras no se coman a mis invitados, anhelo con todas mis fuerzas no quemar la comida, en cuyo caso, luego de tratar pasar entre sonrisas unos cuantos bocados y pedir el pollo a la brasa de rigor, este episodio pasará al anecdotario de futuras conversaciones: “¿Te acuerdas cuando quemaste el “arroz–masacota” con pollo?”. Si algo tan sencillo como preparar en casa un arroz con pollo puede generar tales niveles de estrés, ¿cómo será en una cocina profesional?

Los cocineros saben de antemano que su profesión conlleva un tremendo esfuerzo físico y mental.  En primer lugar, el cocinero debe hacer compras, luego procesar los insumos y tenerlos listos para el servicio, que según el reconocido chef Israel Laura, es la parte “más pesada” y es en esa etapa donde “saltan todos los errores”.

En ese sentido, Israel opina que el jefe de cocina “juega un papel vital”. Porque tiene que ser rápido y tenerlo todo listo. Los mejores insumos y el más puntilloso mise en place pueden arruinarse por una comunicación poco eficaz o por desconcentración, que no solo puede malograr la comida más rica, el plato mejor diseñado, los insumos más finos, sino que en el peor de los escenarios también todo un servicio.

En opinión del chef Israel Laura el estrés puede llegar a arruinar todo un servicio (foto: internet)

“Cualquier retraso que se pueda producir es un retraso para todo”, agregó Laura. ¡Cuánta responsabilidad detrás de un plato de comida!

-Ingredientes del estrés-

¿Qué es el estrés? Según el life coach Eduardo Jourde, la definición formal es “estado de cansancio mental provocado por la exigencia de un rendimiento muy superior al normal, que suele provocar diversos trastornos físicos y mentales”.

“El estrés, aunque muchos no se den cuenta, es un estado mental que desata resultados negativos en el cuerpo”, señala por lo que muchas veces el estrés “se pronuncia en enfermedades físicas o mentales”.

Muchas horas de pie, calor en la cocina, comer fuera de horas, falta de buena comunicación entre jefe de cocina y equipo, riesgo de accidentes, son algunos de los factores que podrían desencadenar estrés en el cocinero y entre el equipo.

“Cualquier retraso que se pueda producir es un retraso para todo”, señala israel Laura.

El chef Palmiro Ocampo agrega otros factores: “La carga del líder por guiar a su equipo, la presión del negocio exitoso, la economía, llegar a las metas financieras diarias y actualmente los rankings”. Porque ya se sabe, si hoy no estás en los 50Best o, al menos, en los Summum, no estás.

En opinión de Franco Kisic (IK Restaurante – Nunay Restaurante), “uno se estresa por dos razones: por no estar preparado para enfrentar nuevos retos o acomodarse; o por una autoexigencia o pasión que no logra plasmar por el ámbito del trabajo en el que se encuentra”.

Otro factor sería los múltiples problemas de salud ocupacional que podrían enfrentar los cocineros tales como tendinitis, túnel carpiano, gastritis, hernia cervical y lumbar, entre los más comunes.

-Receta contra el estrés-
En opinión de Jourde, una vez identificados los indicadores de estrés, de la mano de un team coach, se buscan soluciones, se arma un plan de acción que luego será llevado a cabo de manera estratégica, de modo que se logre el objetivo principal: reducirlo. Así, un grupo que ha aprendido a manejar altos grados de estrés y que ha aprendido a comunicarse eficazmente, se convierte en un equipo cohesionado de alto rendimiento.

“Nosotros los team coaches nos enfocamos en la sinergia del equipo, no en la tarea. Es decir, nuestro enfoque es sistémico”.

Se trate de un profesional de la cocina o no, un adecuado manejo de las tensiones del día a día podrá evitar mucho más que un corte… y tal vez yo al fin no queme el arroz.