El desayuno es, según los especialistas, la comida más importante del día, más aún cuando podemos compartirlo y disfrutar de una propuesta nutritiva y también rica.

 


Huancahuasi es un restaurante cuya propuesta es directa: recetario típico e “innovador” netamente andino. La sazón y el cuidado que la chef Paola Palacios le pone a los insumos cumple con las expectativas de propios y foráneos que llegan hasta el local ubicado en La Victoria (Av. Javier Prado Este 1405).

Esta vez estuvimos el servicio del desayuno que va de 8 a 11 de la mañana, en la que se puede escoger entre combos tradicionales u opciones a la carta.

-Desayunos con corazón andino-

Son cinco las opciones en combo –una de ella para compartir- e incluyen jugo, bebida caliente (café, infusión natural o emoliente), panes o sánguche y complementos, como el desayuno “Isanka Intichaw” (29 soles) incluye jugo miskilla de tuna, papaya y aguaymanto, una patasca mediana (o media porción de chicharrón dorado o tamal serrano), una cesta de panes serranitos acompañados de mermelada de aguaymanto o mantequilla de Junín y una bebida (emoliente, café o infusión de hierbaluisa).

Típica sopa andina con mote, mondongo y carne: Patasca (Foto: Mary Sáenz)

También es posible pedir a la carta si los combos no convencen. Hay sánguches, tamales, sopas regionales, platos de fondo, y bebidas frías o calientes. Por ejemplo, puede escoger el Carnaval de tamales que incluye un tamal serrano, un tamalito de quinua y una humita salada acompañado de sarsa criolla (21.50 soles).

Carnaval de Tamalitos de distintos sabores y texturas (Foto: Mary Sáenz)

El Club Sándwich Andino con base en jamón serrano, queso, tocineta a la plancha, pollo con mayonesa de quinua, tomate y huevo, acompañado de papitas nativas crocantes (23 soles) o un contundente caldo de gallina (21.90 soles).

Crocante chicharrón de cerdo acompañado de camote frito, papas y sarsa criolla. (Foto: Mary Sáenz)

La chef Paola Palacios explica al detalle su propuesta de desayunos en el siguiente vídeo.

El ambiente en el local de Huancahuasi es agradable y amplio, aunque al llegar la hora del almuerzo se llena rápidamente y no hay zona de espera (no admiten reservas). La decoración (colores, manteles, cuadros) es netamente andina.  El servicio, ataviado a la usanza andina, es cordial, sin embargo, debe mejorar en cuanto a tiempos y coordinación en la atención a las mesas. No cuenta con valet parking.