A través de la Comsión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida) se busca dar sostenibilidad a las actividades dedesarrollo alternativo promoviendo la instalación de 400 hectáreas de café el Valle de lor Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), de modo que se fortelezcan las economías locales.

Las disposiciones para frenar el avance del COVID-19 han golpeado duramente el sector agrario, por lo que esta medida es importante pues beneficiará a 1 540 familias de 59 localidades, repartidas en nueve distritos del VRAEM, entre ellos Ricardo Quispe, caficultor de la comunidad ayacuchana de Ccentabamba, quien aseguró que se respetará el distanciamiento social, seguridad e higiene durante el desarrollo de sus actividades.

«Es la única manera de salir con éxito de esta crisis sanitaria que golpea el sector agrario», señaló.

Con información de Agencia Andina

Print Friendly, PDF & Email