Muy difícil imaginar la experiencia humana sin música, sin ese soundtrack que acompaña los momentos felices, y también de los otros. Esa atmósfera compuesta de canciones para acomodar el alma, inspirar la mente, relajar el cuerpo, o sacudirlo todo.

 


Y qué momento más feliz que el disfrute gastronómico. Por eso, la propuesta tecnológica musical que ha concebido el trío de emprendedores conformado por Renzo Languasco, Mía Alva y Daniel León resulta una de las innovaciones más singulares aplicables a la restauración y la hotelería.

Se llama MusicBox y está pensada como una solución para que la experiencia de los clientes de toda clase de locales, pero principalmente de hoteles, bares y restaurantes, sea integral: que lo musical acompañe el servicio y haga la vivencia mucho más placentera.

–MÚSICA QUE NO SE DIGIERE–
“Pero cuando uno va a uno de estos establecimientos suele encontrarse con varios inconvenientes”, empieza a explicar con dominio del tema Renzo, ingeniero de sonido y electrónico industrial, a la par que inventor reconocido y registrado en el Registro Nacional de Desarrolladores del Concytec.

“Uno de esos inconvenientes es que han ido acumulando una serie de dispositivos distintos para reproducir sus listas de música y canciones, analógicos y digitales, algunos muy antiguos, y hay que hacer una serie de conexiones para usarlos. Eso es muy engorroso”.

A eso se suma que la elaboración de las listas de música y canciones en estos locales suele recaer en manos no expertas, lo que hace prevalecer muchas veces los gustos personales de los empleados y no necesariamente se toma en consideración el gusto del cliente, o aspectos más elaborados como la hora, la ocasión particular o incluso la temporada del año.

El equipo de MusicBox: Renzo Languasco, Mía Alva y Daniel León en plena producción (Foto: Manuel Cadenas)

“Si se trata de un restaurante, se tendría que pensar hasta en la propuesta de comida. Pero lo que se encuentra muchas veces es que alguien hizo un listado de canciones y estas se repiten una y otra vez. Eso también llega a cansar y desvaloriza la experiencia”, explica Mía, joven y talentosa Dj y productora de música electrónica peruana con estudios en Berklee (EE. UU.).

Y es que la banda sonora vital que se extiende a los escenarios en que el ser humano se desenvuelve puede ir enriqueciéndose tanto como la vida misma, ampliándose a la medida de las experiencias, con horizontes, acordes, ritmos, melodías y silencios nuevos.

¿O acaso no se suele hacer mofa de la llamada “música de supermercado”, ese producto sonoro equivalente a una hamburguesa de fast food con que se suele atormentar la experiencia de compras en malls y tiendas por departamentos? Lo propio sucede muchas veces en los restaurantes y hoteles, detalla Daniel.

–MÁS QUE PLAYLIST, EXPERIENCIAS–
Músico y productor musical formado en España y también en la célebre escuela de Berklee, tras su retorno al Perú para fundar su sala de grabación Arka Studios (2013) y su sello independiente de música peruana y latinoamericana Pallqa Music, ha participado de la fundación del proyecto MusicBox con un aporte técnico y conceptual.

“Como dice nuestro lema, ‘no solo vendemos listas de música, brindamos una experiencia al público consumidor de nuestros clientes’. Esta experiencia consiste en una personalización y automatización de las listas, de tal modo que los restaurantes u hoteles, por ejemplo, ya no tienen que preocuparse de nada”, explica Daniel.

Arka Studios (Foto: Manuel Cadenas)

Pero ¿en qué se diferencian de lo que pueden ofrecer plataformas como iTune o Spotify? “Por un lado, lo que encuentras en esas aplicaciones es listados de los gustos de otras personas. Nosotros hacemos un estudio para nuestros clientes en el que establecemos cuál es el estilo y listados específicos que requieren según su propuesta y su público, así como sus horarios, ocasiones, temporadas, nuevas cartas, etcétera, y establecemos algoritmos aleatorios de tal manera que las listas nunca serán iguales entre un día y otro”, comenta Mía.

En ese cuidadoso trabajo, destinado como se ha dicho a complementar la experiencia del comensal o visitante, se ofrecen paquetes cada vez más sofisticados que pueden llegar incluso a la composición de música propia y única para un establecimiento. Eso no es problema para músicos profesionales y songwritters como Mia y Daniel.

“Ese es nuestro servicio premium. Y es que creemos que si tenemos propuestas gastronómicas tan sofisticadas en la cocina peruana, tendrían que ir de la mano también con una experiencia musical única, con valores nacionales”, Renzo comenta que Daniel, por ejemplo, puede proponer en ese servicio composiciones en la línea de lo neoperuano, no necesariamente lo tradicional. Todo depende del concepto.

Otro factor que singulariza a MusicBox es que para las playlist puede echar mano de lo que se conoce como “royalty free music” en todos los géneros musicales imaginables. Música de la alta calidad artística.

“Es toda una tendencia en el mundo. Muchos músicos en el planeta, especialmente en Europa, han optado no solo por la producción independiente, sino además de libre disposición para el público a través de listados a los que uno se puede suscribir y a los que nosotros tenemos acceso. Muchos locales lo ven ya como una opción frente a la música protegida”, explica Renzo, quien tiene una larga experiencia en la puesta de sonido de grandes espectáculos y eventos.

–SOUNDTRACK EN UN SOLO BOTÓN–
Pero un aspecto fundamental de MusicBox, además de la solución musical que ofrece a los establecimientos gastroturísticos, es la solución tecnológica que ha desarrollado.

Como se anticipó, Renzo Languasco es un inventor peruano reconocido oficialmente y, entre sus muchas creaciones, ha patentado esta caja musical, mezcla de reproductor y ordenador, que unifica todos los formatos de reproducción existentes a fin de simplificar la operación. Pero además de centralizarla, adaptándose a las plataformas existentes, provee el algoritmo mencionado para la aleatoriedad de los playlist.

El aparato ha sido bautizado como MUSA (Musical Automator), y es reconocido como el primer automatizador musical embeded, registrado por Aural Electronics. “De construcción robusta, presenta la gran ventaja de no necesitar un operador que encienda, maneje y apague el equipo. Ejecuta listas de música en horarios definidos y programados por el usuario. No depende de sistemas operativos ni software”, explica en su página web.

Renzo ha desarrollado además parlantes, soportes, transformadores y otros adminículos para complementar a MUSA, que viene en varias versiones. El automatizador forma parte de la propuesta integral de MusicBox.

MUSA Reproductor automático de memorias flash y microsd (Foto: Aura Electronics)

Importantes cadenas de hoteles ya le han puesto el ojo a MusicBox, entre ellas la cadena Libertador para su hotel Tambo del Inca, en el Valle Sagrado. Pero además del sector gastronómico y hotelero, la propuesta apunta a centros comerciales, estaciones de servicio, supermercados, bussiness center, servicios públicos, estaciones terrestres y aeropuertos, centros de entretenimiento, parques temáticos, entre otros establecimientos.