Sabemos que las proteínas son esenciales para el crecimiento y la formación de la masa muscular, pero ¿qué sucede si no consumimos carne o no encontramos? Ana María Bugosen nos brinda algunas opciones con un significativo aporte proteico para incluir en nuestra dieta diaria. Toma nota:

  • Huevo: puede ser de gallina, de codorniz o la opción que se tenga a la mano. Contribuye notablemente a una correcta formación de los músculos, además está comprobado que es totalmente saludable comer un huevo al día.
  • Lácteos y yogur: otra manera de ingerir proteína, en el desayuno o la cena. También se puede incluir en los postres y asegurar así nuestra ración diaria.
Los huevos, los lácteos (y derivados) también contienen proteínas (Foto: Internet)
  • Quinua: puede aportar hasta un 23% de proteína, además de minerales, omega 6 y aminoácidos, además la quinua contribuye al desarrollo cerebral. ¡Un solterito de quinua podría ser una estupenda opción!

LEE TAMBIÉN: Vinos: rescatan uva tinta autóctona de la Cuenca de los Cárpatos


  • Garbanzos, lentejas y otras menestras: tienen beneficios como la pérdida de peso de manera sana y natural (pues sacia fácilmente), incremento de energía para los niños y aporte de hierro para las embarazadas.
  • Semillas y frutos secos como la chía, las pecanas, almendras y pistachos. Son una excelente fuente de grasa saludable, vitaminas y minerales. Bugosen recomienda consumir un puñado a media mañana o a media tarde.
  • Espirulina: es un suplemento dietético con muchos beneficios, entre ellos su gran aporte proteico y la prevención de enfermedades como la anemia, hipertensión y diabetes, sin embargo, es bueno tomarlo con moderación pues tiene algunos efectos secundarios.

Nota de prensa de Corporación Pro

Print Friendly, PDF & Email